Jornadas Técnicas en Gijón, ¡éxito en nuestro estreno!

, , , , , , , , ,

Aluminios Eibar ha comenzado un ciclo de Jornadas Técnicas dirigidas a profesionales del sector del cerramiento en la delegación de Gijón. Dichas jornadas está previsto que se vengan realizando con una periodicidad regular.

El objetivo de las mismas es generar valor a arquitectos, constructores, carpinteros metálicos de aluminio, fachadistas y  proveedores fomentando reuniones periódicas en las cuales se podrá participar en ponencias de alto interés didáctico y comercial en un entorno agradable.

Las ponencias están enfocadas en los productos y soluciones que Aluminios Eibar pone en el mercado, planteadas desde el punto de vista de los fabricantes y  de todos los elementos que intervienen en el cerramiento.

La jornada se complementa con una visita a nuestras instalaciones de Gijón, en la cual los asistentes podrán ver el almacén y la exposición con productos para ventanas, puertas, fachada ventilada composite y división de oficinas.

En esta primera jornada hemos invitado a Guardian Glass de la mano de Mikel Sanchez, Product Segment Manager para España y Portugal, que nos ha dado una clase magistral de los secretos del vidrio y las capacidades y ventajas de los productos Guardian y cómo se complementan con los sistemas de arquitectura que propone Aluminios Eibar.

¿Quieres descubrir más de nosotros y como podemos ayudarte en la prescripción? Aquí te dejamos el vídeo! VER VIDEO

La próxima jornada técnica prevista será el 29 de noviembre y se presentarán la Mampara de Oficina Rauman.

¡Aluminios Eibar da valor a tus proyectos!

Ahorrar cambiando las ventanas

,

Se acerca la temporada más fría del año, las calefacciones se van poniendo a punto y en breve habrá que conectarlas. Esto supone un gasto en la cuenta de las familias cuya cuantía variará en función, entre otros factores, del “abrigo” que se tenga en las viviendas.

Reformar un edificio con aislantes adecuados en la parte ciega de la fachada no será tan efectivo si no se actúa también sobre los cerramientos (ventanas y puertas) que cierran los huecos que hay en ellas.

Las ventanas antiguas (tampoco hace falta que lo sean tanto, hasta la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación en 2006) no suelen tener los componentes más adecuados (carpinterías que no ajustan y por las que entra aire, perfiles sin Rotura de Puente Térmico, vidrios sin cámara o con cámaras pequeñas, vidrios sin capas de baja emisividad o de control solar, ventanas cuyos materiales se han degradado o deformado, como por ejemplo de madera mal conservadas o de PVC deformados por dilataciones o las inclemencias del tiempo, herrajes oxidados y que no ajustan, mala colocación en obra, etc.).

Estos defectos en la resolución de los huecos hacen que parte de la energía utilizada para calentar las viviendas se escape al exterior, con lo que se está “escapando” dinero de forma continua.

Hay diversos estudios que hablan sobre los ahorros obtenidos cuando se sustituyen las ventanas. Su resultado depende de varios factores, principalmente de la zona climática en la que se encuentre el edificio y del estado de las ventanas a sustituir, y los hay que hablan desde 400 €/año hasta 700 €/año, lo que indicaría que la sustitución de las ventanas no debería considerarse un gasto si no una INVERSIÓN.

El ahorro económico obtenido y la recuperación de la inversión realizada en el tiempo, tendrá al final un balance positivo ya que las ventanas que se instalen hoy de Aluminio con Rotura de Puente Térmico tendrán una durabilidad manteniendo sus prestaciones iniciales igual a la del propio edificio.

Además, se obtendrán unos BENEFICIOS INMEDIATOS tras realizar el cambio, como son el Confort Térmico, Acústico, Estético, de Conciencia por haber elegido un material SOSTENIBLE, etc., que harán que desde el minuto uno, toda la familia esté más a gusto en su hogar.

Problemas por dilataciones en ventanas de plástico (PVC)

,

Es cierto que, en las fichas técnicas de los diversos sistemistas y fabricantes de ventanas se dan valores óptimos para esta prestación, pero es igual de cierto que tan importante como el valor obtenido cuando se fabrica la ventana es que sea mantenido a lo largo de la vida útil de la misma y, en este aspecto, no todos los materiales utilizados pueden asegurarlo.

El coeficiente de dilatación de los materiales nos indica la variación en medida o deformación que va a sufrir un perfil cuando se somete a cambios de temperatura. Por ejemplo, cuando por la mañana hay 5°C y el perfil está a esa temperatura y a medio día se sube a 35° en zonas soleadas y colores oscuros.

A mayor coeficiente de dilatación lineal, mayores serán las deformaciones y cuanto mayores sean éstas, menos estabilidad dimensional tendrá la ventana y, por lo tanto, se modificarán sus prestaciones.

Mientras que el aluminio tiene un coeficiente de dilación lineal aproximado de 24×10-6/°C, el del PVC (Plástico) es de aproximadamente 70×10-6/°C. Esto quiere decir que para un perfil que mida 1 metro, si la diferencia de temperatura es de 10°C, el perfil de aluminio crecerá o decrecerá 0,24 mm., mientras que el de plástico lo hará 0,70 mm., es decir, casi 3 veces más.

Esta deformación tan elevada de los perfiles de plástico ocasiona:

  • Pérdidas de estanqueidad en las puertas y ventanas.
  • Las correderas no cierran o se deforman.
  • En los grandes acristalamientos se separa el vidrio del perfil (coeficiente de dilatación lineal de 9×10-6/°C.)
  • No se pueden hacer puertas, balcones, ventanas o fijos con más de 2 m. de longitud o altura.
  • Falta de estabilidad si se tensionan las fijaciones a obra.
  • Deformaciones de los perfiles.
  • Tensiones en la unión entre el perfil de plástico y los refuerzos metálicos internos, lo que puede ocasionar roturas y deformaciones.

Si a estas desventajas se añaden otras debidas al comportamiento frente al fuego, estética, sostenibilidad, emisión de sustancias tóxicas y componentes volátiles, etc., se puede decir que las ventanas de aluminio son la opción más eficiente y duradera.